Back to home
in Brasil

Brasilia: la moderna

  • 14 Septiembre, 2014
  • By Mary Salas
  • 1 Comments
Brasilia: la moderna

Llegué al aeropuerto a medio día junto a mi hermana. Nos estaría esperando Luciana, una gran amiga con la que estudié en Barcelona, a la que conocí tímidamente al inicio de las clases y que no sabía hablar bien el español pero se esmeraba.

Siempre que se sentaba a mi lado me hacía algunas preguntas sobre lo que habían comentado en clases y se esforzaba tanto que solo de verla causaba admiración por llevar un postgrado en otro idioma, idioma que aún no dominaba pero esto no la amilanaba. Destacaba por su sonrisa alegre y ojos risueños, lo primero que conocí de ella, eran sus ganas de conocer y descubrir el mundo…una similitud grande que sirvió para volvernos grandes amigas.

Luciana fue y será una pieza clave cuando viví en esta maravillosa ciudad llamada Barcelona, en la que traté en la medida de lo posible, de no estar mucho con gente de mi país, no porque no quisiera, sino porque siento que si estás en otro lado del mundo es bueno conocer gente nueva y hacer amigos que estén ubicados en varios países que ayudarán a que las ganas de conocer el mundo crezcan porque  ahora te darán más motivos de ir a lugares nuevos y donde podrás verlos nuevamente.

Ahí estaba ella con su gran sonrisa y sus ojos alegres, no nos veíamos cerca de un año y medio pero cuando haces amigos con el alma los años parecen no pasar encima, ni hacer merma en la amistad que se mantiene intacta.

Nos recogió y nos llevó a la casa de sus padres donde almorzamos y compartimos con esta maravillosa familia, además de conversar un poco de las elecciones que eran al día siguiente, un momento importante para Brasil, cambiarían de presidente y yo estaría en la capital para ver todo esto de cerca.

Horas más tarde Luciana y su novio nos llevaron al Bar do Calaf, la alegría y la samba que aún no había visto de cerca en este país nos recibía con calor y color. Empezaron a sonar las famosas sambas, las risas, los abrazos y bailes no tardaron en llenar este espacio de una energía única que en pocos lugares he tenido la suerte de sentir. De pronto me encontraba bailando samba con un señor que me guiaba y me enseñaba a bailar. Un grupo de gente nos empezaron a invitar cervezas, nos conversaban amablemente y nos invitaban a sus casas, de pronto parecía que nos conocieran de años.

Mi primera impresión de Brasilia fue así de simple, sencilla, transparente y segura (una de las cosas que más me impresionó que al bailar samba dejé mi cartera a un lado y cuando fui a ella nuevamente estaba intacta y nadie la había cogido) esa noche mientras iba cerrando los ojos para dormir y descansar del día lleno de viajes y samba, empecé a preguntarme – si Río de Janeiro era un adulto seductor, Sao Paulo un ejecutivo con alma bohemia, ¿Cuántos años tenía Brasilia? – Aún no lo tenía claro pero lo poco que había visto de él me demostraba que era tranquilo y vital.

Al día siguiente fuimos a conocer Brasilia de la mano de dos brasilienses, qué mejor! Mientras íbamos en el automóvil, nos empezaron a contar que la ciudad empezó a construirse en 1956, Lúcio Costa fue el urbanista y Oscar Niemeyer el principal Arquitecto. Cuatro años más tarde esta nueva ciudad se volvió la capital de Brasil. En ese momento la edad de Brasilia se develó para mí, Brasilia era apenas un niño.

Fue totalmente planificada por estos dos maestros y además por el presidente Juscelino Kubitschek que era socialista y que trató de desarrollar una ciudad donde no hubiera clases sociales. En ese momento pude notar que toda la ciudad parecía una gran ciudad de lego, perfectamente planificada, dos manzanas de viviendas todas iguales y una comercial. Además de que todos los edificios están construidos encima de columnas para que las personas puedan transitar por debajo de estos inmensos bloques de vivienda. La cuadra modelo para replicar estos bloques fue la 308.

Para entender mejor a Brasilia veo la planta de la ciudad llamada “plano piloto” y se distingue la forma de un avión o ave que apunta al sureste. Donde en su eje central se encuentran todas las principales construcciones del gobierno como la plaza de los tres poderes, también sus museos y la famosa catedral de Niemeyer.

Brasilia es un terreno árido y desértico, fue por eso que crearon lagos artificiales a fin de mejorar la humedad en sus proximidades. Estos inmensos lagos que rodean al centro ayudan a dar otro brillo a la ciudad y además que sirven como áreas de esparcimiento muy agradables para sus habitantes.

La ciudad cuenta con 3 puentes que sirven para cruzar estos lagos, uno de ellos destaca rápidamente por su estética y armonía con el medio ambiente. Este puente conocido como el puente JK, se inspiró en el salto de una piedra rebotando sobre la superficie del agua.

Terminando de ver todo lo turístico, me explican que esta joven ciudad o este niño como yo lo llamo, aún no tiene formado sus gustos, no tiene comidas típicas, ni bailes, ni nada que aún los identifique porque como todo niño que está entrando a la adolescencia recién está aprendiendo y entendiendo sobre él. Ya habrá momento de madurar y sacar a flote su personalidad, ya se cruzará con personas nuevas que hagan de él la persona que será en unos años. Pero por el momento es un niño, divertido, juguetón, diferente y que disfruta de estar rodeado de tecnología. Y su arquitectura de diseños espaciales lo confirman. Quizá, como todos los niños que ahora son la nueva generación de este mundo que son muy sabidos en estos temas.

Así me despido de esta última parte de mi viaje a Brasil, llena de vitalidad, con largas conversaciones, fuertes abrazos, muchas sonrisas y risas, brillo y luz, dentro de este pequeño niño llamado Brasilia acompañada de mi gran amiga Luciana que se despide de nosotras con un “hasta pronto” y de su encantador novio Erick.

©Los viajes de Mary Blog 2014. All Rights Reserved.

By Mary Salas, 14 Septiembre, 2014 ¡Hola! Soy Mary, la que viaja, toma las fotos y escribe este blog. Aquí relato mis experiencias personales, doy muchos tips para viajar barato y uno de mis objetivos es contagiarte las ganas de viajar.
  • 1
1 Comment
  • graciela
    11 Noviembre, 2014

    Interesante,,, lindo el relato y las fotos, buenisima la idea del diario de los viajes de mary,,, una manera amena de mostrar su andar por otros lugares del mundo,,,en este caso brasilia q no es un destino a elegir a la hora de vacacionar,,,sin embargo tieneun diseño arquitectonico inmensamente rico,,, valio la pena!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

MARY SALAS
¡Hola! Soy Mary, la chica detrás de este blog que comenzó en el 2013. Soy arquitecta de interiores, fotógrafa y escritora. ¡Bienvenido a mis viajes!
Signature
SUSCRÍBETE AL BLOG

Si quieres acompañarme y viajar conmigo, suscríbete al blog y podrás recibir contenido exclusivo, los últimos posts e info útil. 

TOURS BOUTIQUE EN PARÍS
TOURS BOUTIQUE EN PARÍS
Find us on instagram

@losviajesdemary

error:
error: Content is protected !!