Back to home
in Atreverse a viajar sola, Italia

Venecia: una cita especial

  • 23 Noviembre, 2014
  • By Mary Salas
  • 7 Comments
Venecia: una cita especial
Sábado 12 de Marzo del 2011

Había dejado atrás Florencia, salí de la estación de trenes…no podía esperar más, por fin tendría al frente mío a la ciudad en la que tantas veces había fantaseado estar, esa ciudad que dicen que pronto se hundirá y que si no la conocemos ahora, quizá nunca lo hagamos.  Había evitado ir a lugares que había quedado en ir con mi ex, a fin de no recordarlo ni ponerme triste, pero esta ciudad, aunque estaba en la lista de ciudades que íbamos a ver juntos, no la podía obviar porque era uno de mis sueños.

Ahí estaba yo, en el descanso de las escaleras, con mi mochila en la espalda, con muchos viajes detrás de mí y con una fuerza que antes no me imaginé tener, esa fuerza que había aprendido a tener en el transcurso de este viaje sola. Frente a mí estaba el canal y los vaporetos que salían y llegaban de los recorridos.

Compré rápidamente mi ticket y me subí a uno, que ilusión me hacía estar ahí en ese momento, una emoción recorrió todo mi cuerpo y la sonrisa pronto salió a relucir en mi rostro. Me bajé en el puente Rialto, tenía la dirección de mi hostal apuntada, empecé a preguntar cómo llegar, muchos me dijeron que estaba lejos, así que decidí llamar al hostal y que me indiquen ellos mismos como llegar, luego de estar extraviada por esas pequeñas y laberínticas callecitas llegué al lugar.

IMGP9445

Cuando me abrieron la puerta, por fin dejé mi mochila en el piso para registrarme y me di con la sorpresa que mi reserva había sido cancelada. ¡Que fatal! No podía creerlo y ellos solo se limitaban a decirme que lo sentían pero que no podían hacer nada. El miedo me embargó nuevamente y salí a buscar un hotel para pasar esa noche, cuando empecé a preguntar en hoteles aledaños los precios no bajaban de 250 euros la noche…Imposible!! No podía pagar eso, no tenía ni cómo hacerlo.

Me senté en la esquina de una plaza porque los pies no me daban más y las lágrimas empezaron a rodar por mi rostro, era la primera vez que lloraba en ese viaje. ni en Niza me pasó esto, creo que fue la mezcla del cansancio y sentirme como un en campo minado de recuerdos, recuerdos que nunca se dieron porque no llegué a estar ahí con él y que si no tenía cuidado pisaría alguno y me destrozaría. Por momentos sentía que él me había robado el lugar porque ya no podía pensar en la ciudad que toda la vida había querido conocer, sino solo pensaba que era un lugar en el que pude haber estado ahí con él.

Al cabo de un momento decidí levantarme, volví al hostal a ver cómo me podían ayudar, al fin y al cabo me lo debían, ellos o el internet habían anulado mi reserva y en todo caso necesitaba una mano. La pareja empezó hablar en italiano rápidamente mientras yo esperaba en el hall, sentía que ella levantaba la voz y él chistaba con los labios. Escuché que el teléfono se descolgaba una y otra vez, entraban y salían llamadas. Finalmente dejaron de hablar y salió la mujer para indicarme que me habían encontrado un dormitorio en un hostal de un amigo, me dijeron que era pequeño y que el cuarto lo era aún más pero no importaba, me iban a cobrar 50 euros que era lo más cómodo que puedes encontrar en Venecia por dormir solo. Como si ya no fuese suficiente castigo estar solo en esa ciudad, te hacen notar que cuando lo estás todo cuesta más.

IMGP9247

Me llevaron al hostal, de primera impresión, el lugar no era nada pequeño, todo lo contrario, era un hotel, grande, bonito y con una cafetería muy amplia para los desayunos y lo mejor era que estaba muy cerca al puente Rialto. Dejé mis cosas en la recepción hasta que me entregaran el cuarto que aún lo estaban limpiando y salí a almorzar a un restaurante a lado del canal principal, me costó un poco caro, 13 euros era la comida más costosa que había pagado hasta el momento, pero sabes, me lo debía, tanta angustia debía tener una recompensa y era necesario disfrutar un momento.

DSCF1456

El sol seguía rozándome el rostro, era un día muy bonito, lo malo es que lo único que tenía de compañía eran miles de gaviotas esperando que deje mi plato para lanzarse a él rápidamente.

DSCF1453

DSCF1451

Luego de terminar mi almuerzo, decidí irme a pasear un poco, vi las famosas góndolas y decidí preguntar por el costo, moría por subirme a una y pensé que quizá nunca más volvería a estar ahí, así que debía hacerlo, cuando me dieron el precio, casi me muero,  pero que más daba, ya estaba ahí.

DSCF1418

Fue lindísimo pasear por los canales, escuchar al gondolero contándome un poco más de la ciudad y cruzar la ciudad fue un sueño hecho realidad. Lo malo es que cada vez que me cruzaba con otra góndola veía parejas felizmente abrazadas que se iban dando besos debajo de los puentes que pasaban. El gondolero me preguntó que hacía yo ahí sola, ¡que manía con preguntarme eso! pensaba. Opté por sonreírle y decirle ¡De vacaciones! Pero ni yo me lo creía, por dentro me iba resquebrajando poco a poco.

DSCF1390

DSCF1401

DSCF1431
Cuando terminó el paseo, me bajé y fui directo al hotel, ya deberían tener la habitación limpia, quería darme una ducha y cambiarme de ropa para salir a pasear nuevamente. Supuestamente ese era el plan, hasta que llegué a mi habitación, era linda, de pequeña no tenía nada y por la ventana podía ver el canal grande, era una vista privilegiada. Debería estar feliz pero no lo estaba, la pena llegó y se alojó conmigo en la misma habitación. El sol llenaba de luz la habitación, mientras yo veía por la ventana.

Decidí rápidamente cerrar la cortina, la oscuridad llegó a teñir de negro la habitación y con esa oscuridad algo en mí se apagó. Me recosté en mi cama y dormí, dormí todo lo que no había dormido en días…horas más tarde, cuando me desperté, la soledad estaba recostada a mi lado y la pena seguía llenando la habitación. Me senté en la cama y pensé, – estoy en Venecia, la ciudad que había soñado conocer, basta de lamentos! – y fue ahí que decidí ducharme y salir, así no quisiera, debía hacerlo.

Ya era de noche cuando salí a caminar, paseé por el puente Rialto, compré algunos recuerdos y me adentré a la ciudad. Venecia estaba empezando apagarse poco a poco, cada vez menos locales comerciales estaban abiertos, cada vez menos gente caminaba por las calles, así que decidí caminar sin rumbo, a perderme sin llegar a ningún lugar en específico y sin saber a quién me iba a encontrar en un momento.

DSCF1499

DSCF1504

Mientras caminaba empecé a pensar en las cosas que hice mal, en mi relación, en lo que pude haber hecho diferente, una ola de preguntas me rodearon: ¿Debí haberle dado su espacio? ¿Se lo llegué a dar o nunca se lo di? ¿Qué hubiese pasado si él hubiese estado aquí conmigo? ¿Cuándo alguien deja de querer en una relación, cómo se lo dices a la otra persona sin hacerle daño? ¿Es factible hacer algo así, o siempre uno de los dos termina dañado? Luego empecé a comprender, cuando una relación acaba, siempre duele. Uno piensa que quizá después de eso no podrás respirar más pero luego te das cuenta que sí, que dentro de poco lo olvidarás y hasta lo recordarás con cariño.

La idea no era culparlo, ni culparme por todo, sino ENTENDER, entender y perdonar. Si uno no se perdona a sí mismo y a la otra persona que te dañó (y que quizá no quiso hacerlo) entonces no superas esa pena. Fue ahí que comprendí que no había nada de malo en estar sola, porque sola en sí no estaba, estaba conmigo y no necesitaba nada más. En ese momento lo perdoné y le agradecí por darme esta oportunidad y así tan sólo así, él se levantó de mi lado, se despidió de mi con un beso en la frente y se fue.

DSCF1507

DSCF1488

En ese momento había caminado muchísimo y sin darme cuenta había llegado a la estación de trenes, me senté un momento con la luz de las estrellas encima, con el canal al frente, en la ciudad de ensueño llamada Venecia y fue ahí que apareció alguien y tuve la mejor cita que pude haber tenido en todo mi viaje. Esa cita fue conmigo misma. Me había “re”conocido y ya no tenía más pena, ni culpa, ni soledad. Estaba completa, completa y feliz!

DSCF1370
Al día siguiente paseé un poco más y por la tarde tomé el tren rumbo a Milán para poder llegar a París (si quieres seguir leyendo haz click aquí) mi penúltima parada.

3

(Este relato pertenece a mi viaje del 2011 que podrán empezar a leerlo en Atreverse más, pensarlo menos)

©Los viajes de Mary Blog 2014. All Rights Reserved.

By Mary Salas, 23 Noviembre, 2014 <p>¡Hola! Soy Mary, la que viaja, toma las fotos y escribe este blog. Aquí relato mis experiencias personales, doy muchos tips para viajar barato y uno de mis objetivos es contagiarte las ganas de viajar.</p>
  • 7
7 Comments
  • andrea
    24 Noviembre, 2014

    Gracias Mary por compartir tu viaje a Venecia es mi sueño desde pequeña conocerlo muchas gracias parte de tu relato me remonta a soñar que estoy allí.

  • Dubraska
    24 Noviembre, 2014

    Hermozo relato , m gustaría algún día poder estar en ese lugar

  • Lucero
    26 Noviembre, 2014

    Que lindo , justo estoy pasando por momentos parecidos , ya que se termino mi relación de 4 años y si muchos cosas por hacer quedan pero mis sueños por cumplir también !! Gracias por tu experiencia me ayuda mucho !!

  • Cynthia
    6 Marzo, 2017

    Hola Mary! que alegría encontrar tu Blog!, haré mi primer viaje al extranjero y sola, soy peruana también yviajaré a Alemania (Berlin)-Francia (Paris)-España (Barcelona, Madrid, Alicante y Mallorca y luego a Italia (Positano,Roma,Florencia,Venecia,Genova,Milan, Boloña), me has ayudado mucho en guiarme en como llegar de Napoles a Positano y acabo de reservar el mismo hotel en el que te quedaste en Salerno! ojala todo me vaya bien!!, cumpliré mi sueño de viajar!, estoy loca, me mando sola y a tantos lugares, bueno son ahorros de mucha chamba y mientras una esté soltera, hay que aprovechar!, Quería preguntarte de Roma iré a Florencia y quiero visitar Pisa desde ahí y luego Cortona, esta bién si lo hago desde Florencia? y como llegar de Roma a Florencia? y como hiciste para llegar de Florencia a Venecia? en tren? algún consejo?. Un abrazo!

    • Mary Salas
      6 Marzo, 2017

      Hola, Cynthia!
      Que buen viaje tendrás, veo que está super bonito el recorrido. Me alegra mucho que te hayan servido los datos. Sobre tus dudas: De Roma puedes ir a Florencia en tren, es la mejor alternativa y la más económica, además que tienes unas vistas hermosas de Italia. Desde Florencia hay tours para ir a Pisa, y también sé que hay trenes. Averigua cuando llegues a la estación. Es mejor que vayas comprando tus tickets de tren ahí mismo. De Florencia a Venecia también llegué en tren. Todo Italia está perfectamente conectado en tren.
      Mucha suerte en todo tu viaje…alas y buen viento!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

MARY SALAS
¡Hola! Soy Mary, la chica detrás de este blog que comenzó en el 2013. Soy arquitecta de interiores, fotógrafa y escritora. ¡Bienvenido a mis viajes!
Signature
TOURS BOUTIQUE EN PARÍS
TOURS BOUTIQUE EN PARÍS
Find us on instagram

@losviajesdemary

error:
error: Content is protected !!