Back to home
in Francia, Relatos Parisinos

Relatos fotográficos parisinos. parte #4

  • 11 Septiembre, 2015
  • By Mary Salas
  • 8 Comments
Relatos fotográficos parisinos. parte #4

El metro frenó, habíamos llegado. Temí que la luz se haya ido. Él me dijo que el sol se iba a ocultar a las 9 de la noche, revisé mi reloj y aún eran las 8. Encontré la salida de la estación y subí las escaleras rápidamente, frené por un momento y giré la cabeza, ya no estaba a mi lado. Terminé de subir para no entorpecer al resto de la gente, unos rayos de sol se colaron por la claraboya de la salida del metro. Aún había sol y la tarde estaba cayendo.

Lo esperé al pie de las escaleras. Apareció rodeado de varios turistas, él ya no parecía uno de ellos, parecía mimetizarse con la gente del lugar, y quizá a mi también me estaba pasando lo mismo. Nos cogimos de la mano y empezamos a caminar cuesta arriba por sus pequeñas y empinadas callecitas.

Habíamos llegado a Montmartre, uno de los barrios más famosos de París y también conocido como el “barrio de los artistas”. Lugar predilecto para filmar películas, sacar fotografías, pintar y vivir el arte en todos los aspectos y sus paredes hablaban por sí mismas.

Llegamos a unas empinadas escaleras y empezamos a subirlas sin darle tregua a nuestro cansancio. Teníamos que llegar a la cima más alta y poder tomar fotos y aprovechar “la hora guapa” (como la llama una querida amiga catalana). La hora de la caída del sol, la hora en la que todo se pone de color almíbar y todo se ve más bonito de lo que ya es. 
El último peldaño de las 197 escaleras lo pisé con un suspiro y  con el móvil en la mano. Estaba lista para tomar la foto en “la hora guapa”. Me hice campo entre tanta gente que fotografiaba el lugar. Tomaban fotos como si todo fuese a desaparecer, y en el fondo era así, la noche se acercaba y con ella, París se apagaba. El cielo iba desde el celeste oscuro hasta el naranja ocre y en el medio un abanico de colores.

Había musica y gente por todos lados. Algunos estaban sentados en las escaleras, otros bebiendo y comiendo en familia, otros descansando los pies y algunos simplemente ensimismados en sus pensamientos, pero todos mirando a la ciudad de luz verse apagar. Detrás de ellos estaba la hermosa Basílica del Sagrado Corazón. 

Mientras la rodeabamos le dije: – Vamos por atrás? nunca he ido por ahí.  -Yo tampoco, respondió él. Y empezamos a caminar y alejarnos del bullicio. Vi el Sacre Coeur por detrás y noté que su cara posterior era tan bonita como la de su fachada. Todo estaba en silencio, me acomodé y la admiraré. Le tomé fotos desde el suelo, y nadie me pisó porque todo estaba vacío.

Nos metimos por unas callecitas y una canción de Edith Piaf nos guió hasta llegar a la famosa Place du Teatre. Esa plaza que sirvió de fondo de unos de los más famosos cuadros de Monet. Lugar de encuentro e interesantes conversaciones entre los amigos y artistas como Degas, Toulouse Lautrec y mi muy querido Vincent van Gogh, entre otros.

Ahora esa misma plaza está llena de artistas parisinos donde por algunos euros te retratan para siempre en cuestión de segundos.

Mientras veía a los artistas ensimismados en sus pinturas y a los modelos posando lo más “natural” posible. Volteé la cabeza y noté que habían pequeñas casas alrededor, que cuando vine en anteriores oportunidades no las había notado. Fue inevitable pensar en los propietarios de esas pequeñas casas y en quizás lo agotador que debe ser vivir en una de las zonas más turísticas de París, pero también en lo entretenido que debe ser de tener esta fiesta de color, gente e idiomas frente a uno diariamente. 
La Torre Eiffel encendía sus luces para avisar la llegada de la noche. Era hora de partir.
Y ese gato que se escapaba de su casa para deambular por la noche también me lo recordaba.

Empezamos a bajar las escaleras nuevamente, mientras recordaba una frase que me dijo mi tía: “Arriba el cielo, abajo el infierno” refiriéndose al Sagrado Corazón en alto y a los cabarets abajo. Llegó el momento de caminar por esas calles llenas de carteles y colores rojos como si fuera un gran desfile de cabarets. Ahí, en medio de los que no han tenido suerte de inmortalizarse estaba el famoso Moulin Rouge con el molino girando y girando, así nos fuimos andando.

* Todas las fotos de este post son con mi móvil. Hay más en mi Instagram

©Los viajes de Mary Blog 2015. All Rights Reserved.

By Mary Salas, 11 Septiembre, 2015 <p>¡Hola! Soy Mary, la que viaja, toma las fotos y escribe este blog. Aquí relato mis experiencias personales, doy muchos tips para viajar barato y uno de mis objetivos es contagiarte las ganas de viajar.</p>
  • 8
8 Comments
  • Eunice
    11 Septiembre, 2015

    Me haces viajar contigo y caminar a tu lado … que lindos tus post ? felicidades

  • Kristel
    11 Septiembre, 2015

    Mary!! Que increíble hace poco estuve por París y el lugar donde nos hospedamos era en monmartre!! Inolvidable!! Como llegamos al hospedaje en el metro directamente no pudimos ver la ciudad, ni la torre Eiffel!! Así fue como nuestra primera parada era sacre cour (y llegamos por la parte de atrás muy sorprendidas) y después al llegar hacia adelante y ver el paisaje parisino de la urbe y ahí estaba la gran torre Eiffel!! Me hiciste acordar a mis días por París!! A ese hermoso barrio!!

  • Fatima
    11 Septiembre, 2015

    que belleza Mary, gracias por compartir esta experiencia con nosotros !!! un abrazo

  • Alfonso
    11 Septiembre, 2015

    Mary dejame decirte que me has transportado a Paris, la verdad EXCELENTE la narración, lo he leído

    varias veces y cada vez me gustaba más, te felicito, ah y las fotos ni que decir buenisimas, espero con ansias la número 5 pero dejate ver en alguna de las fotos Ok.

  • Nama
    11 Septiembre, 2015

    Mary tus post me transportan y siento como si estuviera caminando por esas calles y gozando todo lo que Paris ofrece.

  • Alex Ferrero
    11 Septiembre, 2015

    Coincido con uno de los comentarios, tu relato me llevo a Paris instantaneamente. una lastima que se termino y tuve que regresar a Buenos Aires

  • Nury
    12 Septiembre, 2015

    Mary, que hermoso relato, me encanta como puedes hacernos sentir que vamos a tu lado en tus maravillosos recorridos.
    Gracias por tomar parte de tu tiempo para hacer esto, es simplemente fascinante.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

MARY SALAS
¡Hola! Soy Mary, la chica detrás de este blog que comenzó en el 2013. Soy arquitecta de interiores, fotógrafa y escritora. ¡Bienvenido a mis viajes!
Signature
TOURS BOUTIQUE EN PARÍS
TOURS BOUTIQUE EN PARÍS
Find us on instagram

@losviajesdemary

error:
error: Content is protected !!