Back to home
in Italia

Cinque Terre. Un destino inesperadamente esperado

  • 8 Noviembre, 2015
  • By Mary Salas
  • 1 Comments
Cinque Terre. Un destino inesperadamente esperado

Cuando “planificamos” el viaje a Italia, hice trampa. A. no conocía Italia y él quería ir a los típicos lugares que todo turista quiere visitar. Yo por el contrario, no me sentía muy contenta de ver nuevamente las mismas ciudades, no porque no me gusten, sino porque quería explorar nuevos lugares. Conocer esa Italia poco turística y adentrarme al día a día de los italianos, mimetizarme, pasar desapercibida y observar, observar lugares donde sólo hayan italianos y no lugares italianos llenos de turistas y donde no hay ni un solo italiano.

Revisamos el mapa de Italia y él marcó todo lo que quería visitar, yo con mis cálculos de tiempos y dinero le recorté un poco la lista. Pero las ciudades que quería conocer si o si no hubo manera de sacarlas de la lista, entre ellas desfilaban: Roma, Florencia, Venecia. Yo por mi parte escogía Nápoles, Bologna, Burano. Era obvio que la lista era gigante y el tiempo corto. Cada uno estiraba la lista hacia su lado. Finalmente llegamos a un consenso y quedó una lista variada, 3 ciudades para él, 2 nuevas para mí, algo era algo. Escogimos Couchsurfing de todos los lugares, revisamos los tickets de todos los trenes, me zambullí en internet y saqué los mejores lugares para comer rico y barato en cada lugar, saqué cálculos de gastos por día y revisé en qué ahorrar. Todo estaba relativamente planificado para aprovechar al máximo las vacaciones, pero en la planificación, hice trampa. No revisé información de Venecia, me la salté, la omití y obvié. De alguna manera quise dejar algo en suspenso y de alguna manera dejé la alternativa de pasar esa lista a mi favor.

En nuestros últimos días de viaje, todo salió como escondidamente lo pensé, no encontramos hospedaje en Venecia, los hoteles estaban con precios ridículamente caros, no había airbnb, ni couchsurfing que nos pueda salvar. Fue así como en pleno proceso de búsqueda, me topé con Cinque Terre en la web, no pude evitar enamorarme de este rincón italiano sin haberlo pisado, una fuerza especial me jaló a él y le dije a A.; “¿y si nos vamos a Cinque Terre?; él me miró y me dijo “vamos!” Fue así como cambiamos de destino, dejamos para otra oportunidad Venecia y llegamos a Cinque Terre. Los tickets estaban a mitad de precio, habían hoteles baratos, todo indicaba que los gastos eran mínimos, el lugar tenía todo a su favor para ser uno de los mejores destinos.

Cuando estábamos en el tren de Spezia a Riomaggiore nos metimos debajo de un túnel y la vista se vio interrumpida por una maza azul, no la distinguí bien, estaba leyendo y a penas lo vi de reojo. Levanté la vista y me quedé mirando por la ventana, nuevamente el túnel se volvió a partir y en una especie de ventana hecha de concreto y ví la maza azul, ahora pude visualizarlo bien, era el MAR! Estábamos llegando.

Cuando pisamos Riomaggiore quedé enamorada por cada rincón, esquina, su puerto, el mar, todo, todo me cautivó. Dejamos las cosas en el hostal y nos fuimos corriendo a la playa para aprovechar la caída del sol. Tomamos mil fotos, la gente local y los pocos turistas se mezclaban y se colocaban en primera fila para ver la puesta del sol. Parecía un espectáculo, uno de los mejores a los que haya asistido y era gratuito

Le cogí la mano a A. y fuimos caminando por unas escaleras pegadas a la roca, terminamos en una tranquila playa, con un par de niños jugando y su madre estaba sentada frente al mar sumergida en sus pensamientos. A. se fue caminando y curioseando, mientras que yo, me senté en una piedra en lo alto de la bahía y me puse a pensar.

A veces, por la velocidad en la que vivimos, nos olvidamos de parar un momento y pensar simplemente en ¿cómo va tu vida?, ¿eres feliz? Hay lugares que evocan muchos sentimientos: alegría, nostalgia, felicidad, gratitud, tristeza, añoranza, paz. Una mezcla de todos estos sentimientos, acompañados con la brisa del mar, el sonido del agua golpeando suavemente las piedras, el sol tornando todo de color naranja, convierten estas experiencias en momentos que quieres guardar para siempre en tu mente, en tu corazón y se volverán como diamantes preciosos a lo largo de tu vida; diamantes de esos que cuando envejezca, estoy segura que cerraré los ojos y los rememoraré como si los estuviese viviendo de nuevo y me darán la tranquilidad de saber que viví mi vida como yo quise, que me costó encontrarme, que sufrí en el camino, que me conocí, gente que hizo girar mi vida a tal punto, que llegué hasta aquí. A todos ellos, buenos, malos, importantes y no importantes, les agradezco porque por cada experiencia que viví, ahora estoy aquí.

La vida está compuesta por estos momentos, estos pequeños instantes que dura un atardecer, estos suspiros que duran la puesta del sol, esta brisa marina, estos momentos en los que estás contigo mismo, esos instantes en los que ves a través de una pequeña ventana el mar pasar una y otra vez. La vida es esto, y no vivir juntando dinero para “vivir” después. Quién sabe si ese “después” llegue, ¿y si no llega? Así como no llegó a esos amigos que se fueron antes de tiempo.

La vida es ahora. Es ese mágico momento que dura un beso, ese momento en que ves a tus hijos a los ojos y mueres de amor por ellos, es ese momento en el que te das cuenta que quieres vivir con esa persona para siempre, ese momento en el que eres feliz de estar contigo mismo y no necesitas nada más, es ese momento en que levantas la vista y ves que el cielo se torna de color almíbar y que aunque haga un poco de frío tu cuerpo se siente cálido y feliz por la libertad que le estás dando. Vive ahora, porque este es el momento.

Datos útiles para visitar Cinque Terre:

¿Qué es Cinque Terre?

Es un parque nacional compuesto por cinco pueblos costeros, Riomaggiore, Manarola, Corniglia, Vernazza y Monterosso, todos ellos bañado por el mar de Liguria.

¿Cómo llegar a Cinque Terre?

Si estás en Florencia puedes ir en un tren regional, el costo del ticket es económico, aproximadamente 12 euros. Debes de llegar primero a Spezia y luego de ahí puedes llegar a Riomagiore. Es importante validar el billete de tren antes de subir para evitar multas.

¿Cómo conocer todos los pueblitos de Cinque Terre?

Salen trenes cada hora de Riomaggiore y van parando en todos los pueblitos. El ticket está aproximadamente 2.80 euros por trayecto y es la mejor manera de ir de un pueblo a otro.

¿Dónde dormir en Riomaggiore?

Locanda Ca dei duxi es el lugar donde nos hospedamos, estaba muy próximo al puerto de Riomaggiore y muy cerca a la estación de tren, por lo que tiene una excelente ubicación y los dueños son muy amables. El desayuno está incluido. Los precios varían según las estaciones.

Recomendación

Como ven, pueden visitar Cinque Terre en un sólo fin de semana. Es un lugar muy tranquilo y estoy segura que en verano debe ser uno de los mejores destinos para visitar.

By Mary Salas, 8 Noviembre, 2015 <p>¡Hola! Soy Mary, la que viaja, toma las fotos y escribe este blog. Aquí relato mis experiencias personales, doy muchos tips para viajar barato y uno de mis objetivos es contagiarte las ganas de viajar.</p>
  • 1
1 Comment
  • Marlise
    27 Junio, 2017

    Hola Mary! Estoy descubriendo tu blog y me está encantando. Dices que en un fin de semana puedes conocer Cinque Terre, entiendo que da tiempo de ir a mas de un pueblo cada día? No es muy cansado?
    Muchas gracias!!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

MARY SALAS
¡Hola! Soy Mary, la chica detrás de este blog que comenzó en el 2013. Soy arquitecta de interiores, fotógrafa y escritora. ¡Bienvenido a mis viajes!
Signature
TOURS BOUTIQUE EN PARÍS
TOURS BOUTIQUE EN PARÍS
Find us on instagram

@losviajesdemary

error:
error: Content is protected !!