Back to home
in Panamá

Panamá #1 | Por la esquina del viejo barrio

  • 10 Diciembre, 2016
  • By Mary Salas
  • 0 Comments
Panamá #1 | Por la esquina del viejo barrio

Llegué a Panamá desde París, luego de un viaje largo con escala en Madrid. Al salir del avión, el calor me abrazó y me quitó todo el frío que venía calándose en mis huesos por el invierno que empezaba en Europa.

Días antes de mi llegada, muchos países de Centro América fueron golpeados por un fuerte huracán que cogió desprevenidos a muchos habitantes panameños ya que de alguna manera, la ubicación de este país es privilegiada, no sólo por colindar con dos océanos, el Pacífico y el Atlántico, sino porque no sufren de temblores, ni de huracanes en general, aunque esta última vez no se libraron del salvaje “Otto” que dejó algunos rezagos por aquí.

Saliendo del aeropuerto me recibió Gilberto, el guía estrella de ATP (Autoridad de Turismo de Panamá) quien me acompañaría a lo largo de todo mi viaje. Con un fuerte apretón de manos y una gran sonrisa, me demostraba la calidez de la gente local, de la gente de Centro América en general, en donde la alegría es uno de sus grandes atributos.

Subimos al bus que nos llevaría al hotel. Gilberto y el chofer del bus, llamado José, me iban sumergiendo en la historia de Panamá, mientras yo trataba de absorber todo lo posible sobre su realidad. Una de las cosas que más me gustan de viajar, es justamente eso, el conocer de boca de la gente local, la historia de su país. Así, mientras recibía clases intensivas de la historia de Panamá, me dijeron que estábamos próximos a entrar a la zona moderna de la ciudad; yo aún no sabía qué iba a ver, ni cuánto me iba a sorprender. De pronto, frente a mí apareció un panorama impresionante, una ciudad deslumbrante creciendo verticalmente con edificios de hasta 72 pisos que rozan el cielo.

No podía creer que la Ciudad de Panamá era tan moderna. Por un momento me sentí como en Qatar pero con la diferencia de no estar rodeados de desierto, sino del extenso Océano Pacífico que se encontraba al lado izquierdo y donde se reflejaban todos los edificios y sus luces nocturnas. Llegamos al Hotel Hilton Garden Inn donde pasaría la primera noche, lista para descansar luego de un viaje de 22 horas entre escalas y aviones.

Al día siguiente, luego de conocer personalmente a las encargadas de la Autoridad de Turismo de Panamá y de recibir su cálido recibimiento, empezamos el recorrido por el famoso Canal de Panamá, hecho con alta ingeniería y no pude más que asombrarme con todo lo que implica esta obra impresionante que une el océano Pacífico y el Atlántico.

Gilberto empezó a explicarme la historia del Canal y cómo su construcción fue tan difícil de llevar a cabo, no solo por la complejidad de la construcción sino por muchas vidas que se perdieron al hacer esta inmensa obra que fue pensada inicialmente en 1534 por el Rey Carlos I de España en su afán de transportar el oro que era sacado de Perú por este acceso. Siglos más tarde, en 1880, la construcción fue iniciada por una empresa francesa que fracasó ante las dificultades de la selva y finalmente la obra se concluyó en 1914 por los norteamericanos, quienes en una forma de contraprestación por la inversión efectuada, se apropiaron del Canal por años, construyendo además bases militares en varios puntos del país, hasta que felizmente gracias a un Tratado suscrito en 1977 por el Presidente panameño Omar Torrijos y el Presidente norteamericano Jimmy Carter, se entregó el control completo del Canal a Panamá en 1999, retirándose también las bases militares.

Venir a Panamá y no visitar el Canal, es como ir a París y no ir a la torre Eiffel o ir a Roma y no visitar el Coliseo Romano. Aquí no solo podrás tener vistas privilegiadas del funcionamiento del Canal y de la ciudad, sino que puedes disfrutar del Museo Interactivo y de un video explicativo donde narran la historia de Panamá de una manera amigable y fácil de entender; sin duda una visita imperdible

El siguiente punto que visitamos fue el Casco Antiguo de la Ciudad de Panamá. Casas coloniales de miles de colores, pequeñas iglesias llenas de historia y callecitas que parecen un sueño, me dieron la bienvenida.

Me transporté en un viaje en bus a otra época, utilicé esa minivan blanca para viajar en el tiempo y llegar donde elegantes construcciones coloniales se abrían espacio, donde los balconcitos de madera llenaban las encantadoras calles. Sin querer terminé con un dolor de cuello por no saber hacia dónde mirar primero. Sin duda era una de las ciudades más fotografiables que había visitado y lo menos que podía hacer era dejarme enamorar por ella.

Caminamos por la Plaza Bolívar, donde en cuyo centro se sitúa un monumento al general Simón Bolívar; hermosas casas coloniales rodean la Plaza; luego recorrimos el Convento de la Compañía de Jesús, pasamos por el Palacio Presidencial e ingresamos a la hermosa Iglesia de San José que es famosa por su altar barroco labrado en caoba cubierto en pan de oro.

Cuando estábamos camino a la plaza Francia, uno de los sitios principales de la ciudad, hicimos 3 paradas imperdibles. Primero me compré un sombrero panameño, aunque luego me di con la sorpresa que este sombrero tiene sus raíces en Ecuador y en Panamá es otro el sombrero típico, más adelante les contaré.

Luego visitamos Oro Moreno, una encantadora chocolatería ubicada en un ambiente acogedor ideal para disfrutar un café a media tarde o un delicioso desayuno por la mañana. Aquí los deliciosos bombones hechos a base de puro cacao son las estrellas del lugar.

Y finalmente, degusté el famoso “raspao”, que consiste en raspar un bloque de hielo gigante y lo combinan con deliciosos jarabes de pura fruta. En la plaza Francia pude disfrutar de un corredor superior donde pude tener vistas privilegiadas de la ciudad moderna. Un contraste único se abría ante mis ojos.

Cuando ya caía la noche esta zona empezó a despertar, poco a poco los bares empezaron a abrir sus puertas y a invitar a los turistas y locales a entrar. Nos recomendaron ir a Tántalo, un lugar muy popular. Lo primero que destacó fue su colorido y creativo diseño interior y me terminaron de conquistar por el estómago, pues sus exquisitos platos eran un desfile de sabores increíbles que acompañados a los tragos eran el maridaje perfecto! Terminamos la noche subiendo al bar de la azotea, el aclamado rooftop bar donde había mucho ambiente, la gente estaba feliz y cómo no estarlo, aquí las hermosas vistas del horizonte de la ciudad son sin duda la cereza de este lugar que además está ubicado en un hermoso hotel boutique.

Mi viaje recién comenzaba pero en un solo día este pequeño gran país, estaba robándome el corazón sin piedad.

Guía del Viajero

¿Cómo llegar?

  • En avión:
  • Desde Sudamérica hay varios vuelos directos a Panamá, una de las aerolíneas que más frecuencia tiene es Copa Airlines.
  • Desde Europa, puedes llegar en vuelos directos o con pequeñas escalas. Hay muchas aerolíneas que viajan hasta Panamá, yo utilicé Iberia

¿Dónde dormir?

Hotel Hilton Garden Inn: Es un cómodo hotel con una excelente ubicación en el centro de la ciudad. Incluyen el desayuno y está próximo a centros comerciales y zonas turísticas.

Tántalo: Es un concepto novedoso y muy original. Este lugar no sólo es un restaurante con platos exquisitos y una terraza increíble, sino es un encantador Hotel Boutique que tiene muchas opciones para sus huéspedes.

¿Dónde comer?

Tántalo: Tiene un restaurante con una gran variedad de platos exquisitos y una terraza increíble. No dejes de probar sus mojitos!

Oliva y Sal: Un restaurante acogedor, con una buena atención y platos de primera, donde podrás degustar la comida típica panameña.

No te olvides de acompañarme en Los Viajes de Mary a través de FacebookTwitterInstagram y Snapchat: @losviajesdemary

©Los viajes de Mary Blog 2016. Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.

By Mary Salas, 10 Diciembre, 2016 <p>¡Hola! Soy Mary, la que viaja, toma las fotos y escribe este blog. Aquí relato mis experiencias personales, doy muchos tips para viajar barato y uno de mis objetivos es contagiarte las ganas de viajar.</p>
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

MARY SALAS
¡Hola! Soy Mary, la chica detrás de este blog que comenzó en el 2013. Soy arquitecta de interiores, fotógrafa y escritora. ¡Bienvenido a mis viajes!
Signature
TOURS BOUTIQUE EN PARÍS
TOURS BOUTIQUE EN PARÍS
Find us on instagram

@losviajesdemary

error:
error: Content is protected !!